dejar-de-fumar

Dejar de fumar: Una alternativa natural

¿Dejar de fumar? Buff..

Comienza siendo un cigarrillo, luego otro más y otro, y seguimos manteniendo la plena convicción que de que nosotros, por nuestra propia voluntad, somos los que optamos por agregar un atado más a los que venimos consumiendo.

Con esa misma convicción pensamos que podemos dejar de fumar cuando tomemos la decisión pero, ¿es realmente así? ¿Somos nosotros los dueños de la decisión de fumar o hay una toxina que está eligiendo por nosotros?

Lo que sucede realmente es que pasado cierto nivel de consumo ya es la propia nicotina que se encuentra dando vueltas por nuestro cuerpo la que nos invita a consumir cada vez más y entonces, cuando se quiere abandonar el cigarrillo, parece imposible.

En el mejor de los casos, cuando se logra controlar el impulso de fumar, nacen otras tensiones y así todo se problematiza.

¿Qué sientes al dejar de fumar?

Al mismo tiempo que el cuerpo empieza a desintoxicarse hay otras manifestaciones tal vez más visibles que son las que suelen jugar en contra.

Cuando dejamos el cigarrillo el cuerpo se vuelve intranquilo, como esperando algo que nunca llega. Nos volvemos irritables y muchas veces perdemos la capacidad de atención. El descanso parece no llegar nunca.

Aún cuando ya crees haber dejado atrás la necesidad de consumo de un cigarrillo un pequeño estímulo puede llegar a ponerte nuevamente en órbita. Este estímulo puede ser desde el humo del cigarrillo de otra persona que esté fumando hasta un hábito cotidiano en el que comúnmente te encontrabas fumando.

Así la cabeza por momentos parece que va a estallar y si no se tienen las suficientes fuerzas es muy probable que se vuelva a caer en las redes de este producto, el cigarrillo, que ha intoxicado no solo el cuerpo sino también la persona en general.

¿Cómo dar el primer paso para dejar de fumar?

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que solo podrás dejar de fumar si estás convencido de querer hacerlo. Si lo haces por una imposición social o familiar es muy probable que no llegues a buen puerto. ¿Por qué? Porque se requiere de mucha fuerza de voluntad.

Lo siguiente tiene que ver con la planificación. Haz una lista de los beneficios que traerá en tu vida dejar el cigarrillo y también toma nota de todos esos momentos en que necesitaban fumar indefectiblemente.

Luego tendrás que deshacerte de todos los cigarrillos que tengas, los ceniceros y debes limpiar también todo lo que tenga olor a humo o vestigios que demuestren que alguna vez has fumado.

Debes avisar a todo tu entorno que has decidido dejar de fumar. Dado que muchas veces el cigarrillo constituye una opción de intercambio social es muy importante que también la sociedad que te rodea aporte un respaldo a tu decisión.

¿Más circunstancias a considerar?

Otro aspecto que tienes que considerar es hacer un listado de emergencia que refleje qué harás en cada uno de los casos en que solías fumar para no hacerlo. Ejemplo, en un bar tomarse otro café en lugar de sacar un cigarrillo.

Hay otro aliciente que tiene que ver con lo económico. En este aspecto puedes poner un tarro en tu casa bien visible e ir dejando en él todo el dinero que hubieras gastado en cigarrillos. Luego, con ese dinero debes darte un gusto.

Poco a poco irás notando que el cambio proporciona más beneficios, incluso, de los que habías planificado en un comienzo. Lo más complejo, tal vez, tenga que ver con el nivel de ansiedad que recorra tu cuerpo cuando estés transitando el proceso. En este aspecto puede que encuentres en alguna terapia alternativa como puede ser la acupuntura, un complemento efectivo.

¿Cómo te ayuda la acupuntura para dejar de fumar?

La acupuntura consiste en la localización de determinados puntos del cuerpo que serán presionados con el objetivo de controlar las emociones que ellos dominan. En el caso del cigarrillo pueden considerarse algunos puntos del cuerpo como del oído (la auriculoterapia).

El punto que se suele utilizar para quienes quieren dejar de fumar es el denominado “Tim Mee”. Se encuentra en la muñeca a la altura del dedo pulgar. Lo que se logra con el control de este punto es la alternación del saber que se percibe cuando se fuma. Esta zona trabajada junto con el punto del pulmón suele traer resultados efectivos puesto que se alivia la tos y la garganta de manera que se van perdiendo más rápidamente los síntomas de abstinencia.

De todos modos siempre lo mejor será consultar con un especialista que orientará sobre la mejor manera de acompañar una recuperación frente al consumo de tabaco con acupuntura.

¡Hoy mismo puedes dar el primer paso en la recuperación de tu salud y en el control que quieres tener de tu propia vida!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR